lunes, 15 de julio de 2013

Un cuento barroco (VII y fin)

Al haber involucrados en el caso súbditos extranjeros y nada menos que del séquito del todopoderoso Marqués de Harcourt, se solicitó, como bien sabe Su Excelencia, confirmación a la Corte de Madrid que fue expedida de forma velocísima, pues a las dos semanas ya se disponía en Sevilla de la cédula aprobatoria con el sello del Conde de Oropesa. A primera hora de la mañana del día de San José los criminales fueron paseados por toda las plazas y colgados en la Puerta de Carmona como escarnio por su acción abominable, escarmiento de facinerosos y tranquilidad de la mudable plebe.

Madrid. Calle Mayor
Solo entonces pude volver a entrar en la ciudad como se ha dicho, procurando no ser visto por las autoridades ni en las casas principales para dar término la misión que hacía tantos meses me había encargado Su Excelencia y que ya solo se limitaba a la eliminación de la única persona que aún hubiera podido reconocerme. Cómo y por qué fue que la dueña no acompañó a las niñas ya no se sabrá nunca no deja de ser una formulación retórica: anexa a este memorial figura copia de la carta que Guichot remitió a Sevilla el día veintiocho de enero, lealmente interceptada por nuestro capitán y que a punto estuvo de frustrar nuestro plan, pues en ella advertía al ama flamenca del grave peligro que corrían las niñas. El Señor Conde puede estar orgulloso de su tupida red de informadores.

Ejecutada la sentencia el Barón partió desolado para París y no parece que vuelva a pisar los territorios de su Majestad el Rey Carlos, al menos en un tiempo largo. Sin su ímpetu el partido francés se debilitará día por día aunque todavía queda mucho trabajo pendiente hasta que alce otra vez el vuelo el águila de Habsburgo

Cuando pongo fin a estas letras una brisa suave está meciendo la velas del bergantín que me habrá de pasar a Indias, por el aire vienen fragancias ácidas y dulces. Ciertamente es una pena tener que abandonar esta ciudad tan bella y tan salvaje ahora que va a empezar la primavera. 


No hay comentarios:

 
/* Use this with templates/template-twocol.html */