domingo, 25 de enero de 2015

Castillo de la Calahorra

[Sierra Nevada] 
Una rapaz gravita
en torno de las torres silenciosas
y en el paisaje inscrita
queda la luminosa
elipse de sus alas poderosas.

La soledad del alma
como el castillo erguido en el otero:
la eterna nieve en calma,
los sillares severos,
labrados por la luz dura de enero.

Castillo de la Calahorra desde la A-92 (Granada, 9 de enero de 2015) 


Castillo de la Calahorra (Granada) Fotografía: www.otroscaminos.es

Castillo de la Calahorra (Granada). Fotografía: www.ocholeguas.com


3 comentarios:

Jesus Cotta Lobato dijo...

Faltan más liras, tan bonitas como esas dos.

José María JURADO dijo...

Gracias, Jesús: se quedaron en la bodega del ordenador, efectivamente hay más, pero yo creo que son desechos de tienta y defectuosas.

José María JURADO dijo...


Frente a las altas cumbres
y los páramos lúgubres e inertes,
roída por la herrumbre,
olvidada a su suerte,
aún resiste al asedio de la muerte.

La combaten los vientos,
la combaten las noches y los astros,
surcan el firmamento
luminarias sin rastro
y fugaces estrellas de alabastro-.


He visto mi alma sola,
sin máscaras doradas y sin velos,
llevada por las olas,
arrastrada hacia el suelo,
como una torre sobre un mar de hielo.

 
/* Use this with templates/template-twocol.html */