lunes, 22 de marzo de 2010

Defensa India de Rey

Los sistemas indios son unas de las opciones más seguras paras las negras cuando las blancas inician sus ataques por el flanco de dama.

Dan lugar a posiciones muy sólidas y a partidas muy lentas, de estructura cerrada, en las que el rey y la dama se cobijan junto al fianchetto: detrás de los alfiles que amenazan a un centro trabado por peones desde el enroque lejano.

En la Defensa India de Rey da la impresión de que el monarca se cobija tras un castillo inaccesible, en lo alto de una montaña rodeada por un foso.

La historia del nombre de esta apertura es muy bonita, algunos atribuyen la denominación a Tartakower, un ajedrecista polaco al que la idea de esquinar los alfiles detrás de un peón le parecía una jugada propia del ajedrez primitivo, el chaturanga, en el que participaban cuatro jugadores.

Sin embargo hay otra hipótesis más plausible, a mediados del siglo XIX el jugador escocés Cochrane, miembro de la marina real británica, parece que tuvo la oportunidad de jugar en la India con un viejo brahmán, llamado Mohesunder quien, sin formación ajedrecística según los cánones occidentales, lo derrotó en varias ocasiones, pese a ser uno de los mejores de su tiempo, empleando esta extravagante jugada que tan natural le resulta, quizá por estética, a todos los principiantes. No se sabe con certeza si Mohesunder había jugado anteriormente algo parecido al chaturanga, aquel ajedrez contemporáneo del sánscrito en las remotas cumbres del norte de la India, de donde procedía.

La defensas Indias han sido usada por grandes maestros como Fischer o Kasparov y promocionada por el gran teórico del ajedrez ultramoderno, Nimzowitch, en la no menos famosa variante nimzo-india. A menudo el enlace se precipita y el juego se torna muy violento, sobre todo cuando los peones negros o blancos avanzan como una falange implacable por ambos flancos del tablero.

Aunque la mayoría de las veces acaban horas mas tarde, tras una lentísima lucha y tres o cuatro piezas solitarias en el centro.

En fin, todo esto se lo cuentan mejor en Google.

En el número del 22 de Octubre de 1884 del Chess Player’s Chronicle se registró por primera vez esta apertura, esta fecha me ha servido para contar una fantasía india: hagan click en el reloj de su pantalla y pasen, si lo desean, a la sala de torneo.

(Actualización de EL LECTOR DE ALMANAQUES)

1 comentario:

Ramón Simón dijo...

Ahogado en su propio juego, en su propio pueblo. Ghandi.

Un abrazo

 
/* Use this with templates/template-twocol.html */