miércoles, 21 de septiembre de 2016

A la sombra de las muchachas en flor

                                         (Jueves Santo, Sevilla)
Arrastran cabelleras y medusas,
fugaces ojos grises y miradas
mojadas por la luz, fuera del tiempo.

Avanzan por remotos laberintos,
por las hondas callejas de la muerte
al abismo insondable de la noche

y son la noche misma con su débil
equilibrio de sombras y de sueños,
de anestesia inyectada en los jardines.

Bajo la frágil brisa de una luna
mecida por la plata de los peces,
sobre barcas de agua se cimbrean.

Caminan con un manto de tristeza
y una corona extraña hecha de plomo,
como reinas ignotas del desierto.

Y llegan entre nubes y entre flores
a redimir la nada y la amargura,
la soledad que es soledad del mundo.

Desaparecen luego por barrancos
de lágrimas y músicas lejanas
y amanece detrás la primavera.

George Seurat: "Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte"

      "La Madrugá", Abel Moreno. Banda del Regimiento Soria 9

martes, 30 de agosto de 2016

Oculta, nueva revista de letras

Me llega, transparente, OCULTA

http://www.oculta.es

Al cargo electrónico de Diego Álvarez y Xaime Martínez.

Gonzalo Gragera ha tenido la bondad de dedicar estas preciosas palabras a "Gusanos de Seda".

http://www.oculta.es/poesia/jose-maria-jurado-gusanos-seda/

Y yo vuelvo a sentir mariposas de alegría en el estómago.

Muchas gracias y ¡larga vida a este proyecto!

lunes, 25 de julio de 2016

Cerrar una casa

Me devuelven tus gafas, aún en la mesilla,
tu mirada severa y amorosa.

Cuántas horas tus ojos se posaron
sobre estas piedras viejas como el mundo
que amortajamos en silencio ahora.

Así vuelven las cosas al río de la vida,
todo pierde su peso cuando muere quien lo ama
y se torna liviano material del olvido,
sutil y empaquetable, alimento de sombras.

Y cerramos la puerta.

Al otro lado queda nuestra vida:
los cristales de azufre y el ópalo de fuego,
la malaquita verde que apresa con su garra 
un terrorífico dragón de China 
y los bosques de cuarzos y de jades
que custodian un iris bajo tanta dureza.

Salgo a la calle, corro,
y tu reloj me aprieta el corazón.

Ha partido el camión de la mudanza,
oscuro como un vientre de ballena
hacia el mar de la niebla y las cenizas.

Pero tu colección de minerales ciñe
la corona de Reyes y Profetas.

Vitrina de minerales de mi padre número 1 (antes)
Vitrina de minerales de mi padre número 1 (después)

Antonio Hurtado, 17, antes 15
Cáceres



"Adios rios, adios fontes", Rosalía de Castro - Amancio Prada

jueves, 14 de julio de 2016

Escritura automática

¿Que por qué no he cambiado de coche en diecisiete años? La cosa sucedió más o menos así: iba yo por la autovía el mismo día que me lo dieron cuando se encendió el piloto rojo del combustible. Como es preceptivo en estos casos me salté la primera gasolinera y luego la segunda. Visto que no había necesidad ya me salté la tercera y la cuarta. Y así hasta la fecha. No sé qué cosa es eso de repostar.

La lucecita sigue encendida, se ve que me ha salido tan buena como el motor.

miércoles, 22 de junio de 2016

Ma petite ballerine

                                     Para Paloma María

Para que tú movieras esta tarde
los brazos como alas de paloma
Edgar Degas pintó en una buhardilla
la muselina rosa de tu falda,
y en las noches glaciales de Moscú
las bandadas de cisnes acudieron
al regazo incendiado de Tchaikovsky.

Para que tú agitaras en el aire
tus diminutas piernas de libélula,
trazó el bastón de Marius Petipa
el paso a dos silente de la nieve
en palacios de inviernos imperiales,
y en un lago de hielo incandescente
moría Anna Paulova cada noche.

Estos son los tratados de armonía.

Pero, ¿cómo explicar este misterio
de seis años y un mes y balbucientes
pasos de ruiseñor sobre las tablas
si no nace la danza del amor
que siente por el cuerpo el cuerpo mismo?

Sal otra vez, pequeña bailarina,
vuelve a arder como el fuego, no te importe
quemar mi corazón, y transfigúrate,
porque hoy eres un cisne y solo un cisne.

Paloma María, junio 2016

Bailarinas, Degas

El lago de los cisnes, Tchaikovsky (Obertura)

domingo, 12 de junio de 2016

Verano del 42

He traído las begonias al balcón. Son tres, cada una de un color. Una tiene las flores rosas con una cenefa blanca como de encaje en el borde de los pétalos. Otra hace gala de unas corolas rojas y turgentes, tiene el fulgor de los trajes de Valentino. La tercera es amarilla casi blanca, pero abre su cancán plisado igual que las magnolias, estrecha la cintura, verde y ácida. Parecen listas para abrir el baile de la ópera. La mata de verbena también ha florecido, prendió en el jarrillo de latón y, tras unas semanas de duda, ahora las pequeñas flores violetas levantan con timidez sus ramitos de luz morada bajo la barba rizada y venerable del helecho. Una brisa fresca anuncia la mañana del sábado. Enciendo la televisión. Aún no ha empezado el concierto. Yo antes lloraba mucho escuchando a Beethoven, pero hoy he me ha gustado más la música de Mozart, más acorde a mi temperamento de estos meses, adulterado dulcemente por la química. Miro otra vez las flores. Conozco su tristeza. Sube en seguida el calor y el ruido de la calle y en el pasillo escucho las voces claras de las niñas recién levantadas. Pronto cumpliré cuarenta y dos años. En las novelas rusas esta es ya una edad provecta cargada de nieve y de resignada desolación. En nuestros días los usos  y costumbres han desterrado el  final de la juventud. La ciencia y el progreso, se afirma con aliviado convencimiento, han alargado la vida; pero yo creo más en las novelas rusas que en la ciencia y me he dado a la aprensión y a las melancolías. Acaso terminó la primavera. Yo sé que alguna tarde aún los cielos habrán de imponerme el Toisón de Oro y temblará mi mano cuando vuelva a ceñir el cetro de las rosas del mundo. Mientras, preparo mi café descafeinado. Hay una silla de enea en la cocina, junto a la puerta que se asoma al campo, allí me he de sentar alguna vez para admirar las mieses, su dorado fulgor antes de julio.  Ya hierve el agua. Una cucharada primero, luego otra. Regreso a mi balcón y a mis macetas. También la ancianidad tiene su infancia y puede que también su adolescencia. Primero una pastilla, luego, otra. Y Mozart otra vez en mis oídos.
Grecia 33, Sevilla, 11 de junio de 2016 (JMJ)


Mozart, "Gran Partita",  Adagio, Sir Neville Marriner and the Academy of Saint Martin in the fields

jueves, 9 de junio de 2016

SILK FRIDAY

¡¡¡Mañana no te pierdas el SILK FRIDAY!!!

Sí, también nosotros hemos preparado una fiesta de verano para celebrar los seis primeros meses de vida de estos gusanos y la gran puesta anual.

Los 25 primeros lectores de este blog que soliciten su pedido a la cuenta 

gusanosdeseda2016@gmail.com

entre las 0:00 y las 23:59 h del  viernes 10 de junio

podrán adquirir su ejemplar con un 50% de descuento sobre el PVP (12€), cortesía del autor.

Por solo 6€ recibirás el ejemplar en tu casa, gastos de envío incluidos.*



¡¡¡Vente de verbena con nosotros a la ruta de la seda!!!

*Consultar condiciones especiales de envío fuera de España y el Vaticano.

lunes, 6 de junio de 2016

"Tartesia Linda", por Francisco Robles

ABC, 31 de mayo, cortesía de Catunambú Lutgardo García

miércoles, 25 de mayo de 2016

Gusanos vs Caracoles

Os pongo ahora el cartel de la presentación del próximo miércoles, pero sigo desvelando sorpresas:
Más importante que el libro o que el autor es el presentador, de los dos primeros podemos prescindir, pero nunca del tercero.
Nuestro presentador lo será de lujo, tengo muchas cosas que agradecerle, lo primero su amistad y luego su poesía.
Ha puesto muchos desvelos en que los Gusanos de Seda, desde la Plaza de la Gavidia con sus alas de Céfiro, hayan colonizado todos los naranjales de Sevilla, mutando en el Bombyx Hispalensis.
A él se debe el libro, porque me llamó cuando nadie me llamaba, para echar unos versos en Galaroza y, como dicen los toreros, vi que había recuperado el sitio, que me apetecía volver a las plazas.
Algunos lo conoceréis como el excelente poeta ganador de un accésit de Adonais "La viña perdida", otros como el ganador del premio "Hermanos Machado", "Lugar de lo Sagrado".
Muchos sabéis que fue el excelente, fino, elegante y original cantor de nuestra Semana Santa, pues su pregón se añadirá a los libros destinados a permanecer sobre la fiesta más bella del mundo.
Quizá otros -u otras-, importa el matiz del correctismo, sepan de sus cualidades como gran profesional de la medicina, lo mismo os ha ayudado a traer algún niño al mundo.
Lutgardo Garcia es sobre todo una persona buena y un gran poeta.
"Gusanos de Seda" es un título que no está mal, pero mayo y junio es el mes de los caracoles.
"Caracoles de mayo" o "Caracoles de junio" sería un título bonito.
Yo envidio, como envidian los poetas, este poema de Lutgardo Garcia : CARACOLES
Que será lo que nos iremos a tomar el miércoles, cuando acabemos con la morera helada del Real Círculo de Labradores.


martes, 24 de mayo de 2016

Gusanos de Sevilla

Tú, sí, tú: apúntate esta fecha
Presentación de "Gusanos de Seda".
1 de junio, a las 20:30
En el Real Círculo de Labradores. (Calle Pedro Caravaca, esquina Sierpes)
de Sevilla.
No estuviste en la presentación en Cáceres, tampoco pudiste pasar por Céfiro, ni acercarte a la caseta de la Feria del Libro o al acto que celebramos en El Cubo, pero te has llegado a varias librerías preguntando por el libro sin fortuna o has estado a puntísimo de hacer el pedido en la cuenta
gusanosdeseda2016@gmail.com
pero tus gusanos no te dejaban en paz, reclamaban atención y morera.
Ahora ya no, duermen ovillados bajo un hilo de oro, tienes unos días para escapar de casa antes de que se complete la metamorfosis.
Así que vente a la Calle Sierpes y te llevas una nueva camada para el año que viene.
Esta vez, además, hasta damos cerveza de morera.
Mira que se acaba la temporada y este año se lleva la seda.
En cualquier caso que el dios de los gusanos te lo premie, y si no, te lo perdone.

jueves, 19 de mayo de 2016

jueves, 5 de mayo de 2016

Presentación de "Reloj de Sombra", de Santos Domínguez en la Feria del Libro de Sevilla

Mañana a las 19:00h en sombra de la tarde tendré el honor de decir unas palabras sobre la obra de Santos Domínguez, "Reloj de Sombra" premio Fernando de Herrera, publicado por Guadalturia. Como sabéis Santos es además flamante premio JRJ.

¡Qué dos coronas de laurel!

La presentación es en la Sala Apeadero, del Ayuntamiento de Sevilla, por cierto, preciosa y bien resguardada, pienso que es una ocasión magnífica para conocer y disfrutar la obra de un poeta enorme.




PS: Si ayer no pudiste pasar por Céfiro, recuerda que pasé lista, tienes una nueva oportunidad de que te firme las hojas de morera, ¡que me las quitan de las manos! siempre que te lleves el reloj, que da la hora en punto incluso cuando llueve.

martes, 3 de mayo de 2016

Feria del libro: a la sombra de las moreras en flor


Vacuna Recordatorio:

Mañana a las 20.00h estaré firmando ejemplares de mi último libro "Gusanos de Seda" en la caseta de la Librería Céfiro, nº 35 de la Feria del Libro de Sevilla.

Si estáis por el centro me encantaría poder saludaros y echaros una firma, a cambio de unas modestas hojas de morera, pues así nos sentimos a veces los escritores enjaulados en las casetas, como en una casa de fieras ilustradas a la espera de un cacahuete.

Este libro, como sabe quien lo ha leído, tiene padre, pero no padrino, por lo que no existe más distribución que la que hacemos desde Internet y la que nos ayuda a hacer la librería Céfiro.

Como internet da pereza y Céfiro, en Virgen de los Buenos Libros, junto a la Gavidia, puede caeros a trasmano, esta ocasión de la Plaza Nueva, puede ser única para haceros con el libro.

Además, como hará calor, ¿qué mejor que refugiarse a la sombra de las moreras en flor?

Os espero allí, amigos, rotulador verde morera en ristre.

Gracias siempre por vuestro tiempo, os ruego reenvío a quien pueda interesar.

Un abrazo, nos vemos mañana.

PS: Si por una casualidad de estas que a veces suceden quizá mañana no pudierais acudir, que no lo creo, hay prevista una presentación a cargo del poeta Lutgardo García en El Real Círculo de Labradores el próximo 1 de junio. Ahí ya no tenéis excusa, claro 



Emoticono smile

sábado, 30 de abril de 2016

Gusanos de Seda en la Feria del Libro de Sevilla


El próximo miércoles, día 4 de mayo, a las 20.00h firmaré ejemplares de "Gusanos de Seda" en la Feria del Libro de Sevilla (Plaza Nueva) bajo el ala protectora de la caseta de la librería Céfiro [http://cefiro-libros.com/]
La encontraréis fácilmente, allí donde sopla la brisa más suave, mensajera de la primavera.

En el siguiente enlace, el programa diario de firmas de la caseta.

Allí os espero, con mi rotulador de punta fina color verde morera.

miércoles, 27 de abril de 2016

Los Gusanos de Seda se dejan flequillo en "El Cubo"

El próximo 29 de abril a las doce del mediodía y coincidiendo con el inicio de la Feria del Libro de Sevilla, los escritores de mi empresa, (SANDETEL) en la que coincidimos -al menos- dos novelistas, Silvia Hidalgo y Rafael Alcoholado y el escribidor que suscribe, presentaremos nuestras últimas obras en la Sala Ágora de EL CUBO, el antiguo pabellón de Francia que compartimos con la aceleradora tecnológica de Telefónica y la Junta de Andalucía.

El libro de Silvia es "Dejarse flequillo" y lo publica la editorial PezSapo. Es una novela, en apariencia destinada a un público juvenil, pero con mucha fuerza y una expresividad heredera del "Guardián en el Centeno" y el mejor Bukowski. Trufada de música y de cine, en la mejor tradición indie y beat, con ambición literaria  y un mundo y unos personajes propios y vivos.

http://www.pezsapo.com/editorial/dejarse-flequillo/


Rafael Alcoholado nos ofrece una novela histórica: "El imperio de las cenizas", que estoy deseando leer.

A los Gusanos de Seda ya los conocéis:


Es una bonita ocasión para volver a pasar por el antiguo Pabellón de Francia de la Expo92, al término del acto se firmarán los libros y nos tomaremos unas hojas de morera, según costumbre. Os dejo una foto de nuestro CUBO. 

Espectacular, ¿verdad?



Además de las presentaciones se ha dispuesto un mercadillo solidario de libros en el que por 1Kg puedes adquirir libros de Faulkner, porque en El Cubo es verdadera devoción la que hay por William Faulkner.

PS: Dado lo complicado de la hora, los recolectores de morera tenemos otra cita el próximo 1 de junio en el Real Círculo de Labradores, allí el poeta Lutgardo García hará los honores de presentar en sociedad a estos gusanos que, para la fecha, ya habrán mutado en mariposa. Más detalles próximamente en sus televisores.


Danza eslava

[Dvorak - Danza Eslava No. 2 in Mi menor op. 72]

Bajo la fronda umbría de los árboles
y la estatua de bronce de un poeta
caído en una insurrección romántica
mirar el horizonte sobre el río
mientras bajan muy lentas las gabarras
cargadas de carbón y de tristeza
por el cauce del Elba o el Danubio.

En la vieja ciudad de verdes cúpulas
pensar en nuestro amor como el reflejo
de las luces cambiantes de la orilla
o las turbias fronteras del Imperio
que las aguas redimen con un brillo
fugitivo y mortal, pero constante.

Contemplar, abrazados al crepúsculo,
cómo crecen las sombras y la nieve.

Estatua de Sändor Petöfi, Budapest

Dvorak - Danza Eslava No. 2 in Mi menor op. 72
Violin: Itzhak Perlman-Cello: Yo-Yo Ma-Director: Seiji Ozawa

lunes, 25 de abril de 2016

Tartesia linda

Siguen llegando retoños a casa.

"TARTESIA LINDA, Un paseo por la Sevilla de Juan Ramón Jiménez", de Rocío Fernández Berrocal.

Colección biblioteca de temas sevillanos, n. 83.
Servicio de Publicaciones del Ayuntamiento de Sevilla.


Próximamente en las mejores librerías.

Jardín colgante con pensamiento amarillo juanramón

sábado, 26 de marzo de 2016

A solas con mi túnica


Madre de los jacintos,
                                   alza tu réquiem blanco,
inunda la ciudad con tu silencio,
expande los espacios con la música
que no se puede oír y es la más dulce.

Son los trinos del alma los que hacen
las verdades amargas transparentes;
a ti no he de engañarte que vas sola
y en lo profundo miras y me encuentras.

Tengo miedo, señora, en este trance
de horror y soledad con mi vacío al hombro.
La primavera canta en los balcones,
pero arriba los astros están mudos.

Madre de los jacintos,
                                   ahora que atardece
concédeme el descanso, a solas con mi túnica,
y déjame sentir el roce de las sombras,
que tus manos apartan en silencio.

Soledad de San Lorenzo.

                                Réquiem de G. Fauré


Cuento de Jerusalén (IV)

Excavada la tumba de Jesús de Nazareth y anunciadas al mundo las últimas e irrefutables verdades científicas, el equipo de arquélogos regresaba al aeropuerto internacional por las calles angostas de la Ciudad Vieja. Mientras el taxi daba tumbos por las últimas estribaciones de la Vía Dolorosa, como un viejo camello renqueante, entre chanzas y veras los jóvenes investigadores se jactaban de haber librado a la humanidad de la más pertinaz de sus supersticiones. Ante sí y a lo lejos apareció un instante el Monte de los Olivos, pero ellos apenas se percataron, atentos a su gloria en las pantallas que hasta el último confín del mundo repetían sus descubrimientos. El coche se anudaba como una soga a cada esquina hasta que por fin pudo liberarse de aquel estrecho dédalo de muros y mercados. Enfilaban ahora la autovía y en breves minutos llegarían a su parada. Pagaron con un billete de cien shekels, pero algo bloqueó las puertas cuando se disponían a salir, mientras la directora de la expedición recogía el cambio. La mano huesuda del conductor, cuyo rostro permanecía oculto, y del que apenas distinguían en los reflejos del retrovisor una barba venerable, un turbante ceñido por un broche de oro y un pectoral anacrónico, fue dejando caer lentamente, una por una y mientras  las contaba, hasta treinta monedas de plata, como aquellas que habían encontrado en el sepulcro.


PS: Si hubieres llegado aquí, caro lector, acaso supongas, no erradamente, que esto es un intento, ¿fallido? de dar otra vuelta de tuerca y ultratumba, a las tres versiones del Judas borgiano.

Gustavo Doré, "El valle de los huesos secos",  Ezequiel, 37.

"Encantamientos del Viernes Santo", Parsifal, R. Wagner






martes, 22 de marzo de 2016

Lunes Santo: "Las Penas de San Vicente"

Con un llanto en Bruselas.


Bajo el arpa lejana de la luna, casi llena y rasgada por las nubes, la Iglesia del Salvador es un piano vertical.  Rosa de resonancia y fuego breve, el ala de la música se ha posado sobre la escala marfileña de los cirios en flor, sobre las negras teclas del ruan. Suena Chopin. La marcha fúnebre. Y yo aprieto la mano de mi hija mientras  la Virgen de los Dolores ha borrado los míos. Hoy estallan las bombas en Bruselas, omnium fortissimi sunt Belgae, “de todos, los más fuertes son los belgas", dijo Julio César cuando estuvo en las Galias combatiendo a los bárbaros; Julio César, a quien la leyenda atribuye la construcción de la invisible muralla de esta ciudad narcótica. Pero, ¿podrá el Amor, alzar por fin la inexpugnable escala de nuestra salvación?

Las Penas de San Vicente a su paso
 por el Salvador, fotografía JMJ


jueves, 17 de marzo de 2016

Inclítas razas ubérrimas (XIII y FIN)


Capítulo XII: aquí
Capitulo XI: aquí
Capitulo X: aquí
Capítulo IX: aquí
Capítulo VIII: aquí
Capítulo VII: aquí
Capítulo VI: aquí 
Capitulo V: aquí 
Capítulo IV: aquí 
Capítulo III: aquí 

Capítulo II: aquí.
Capítulo I: aquí


Llovía sobre las altas rocas de Despeñaperros y sus lentos rebaños de encinas encrespadas. Camino de Madrid, con la sien apoyada en la ventana de un vagón de tercera, y tras dos noches de vigilia alucinada, ahora entraba y salía de la bruma del sueño como un buzo. Divisaba entre luces desplegarse el paisaje lo mismo que bajo la niebla humosa de los cinematógrafos. La  imponente realidad de aquellos hondos abismos, lejos de abrumarme, consolaba mi espíritu. Apenas recordaba nada después de mi desfallecimiento, pero he de suponer que la misma cuadrilla que se había hecho cargo de mis transportes perdularios por la ciudad nocturna se había tomado la molestia de devolverme a casa a las primeras del alba.
No he vuelto a poner un pie en Sevilla, pero aún guardo mi última visión de la ciudad: bajo la luz encarnada de la Estación de Córdoba -aquel palacio moro hecho de hierro colado y de ladrillo rojo-, justo antes de desplomarme en la banqueta de madera de mi vagón, la vi pasar de nuevo, estoy seguro, como una aparición su estela verde, la ancha pamela tocada de plumas tropicales ocultando aquel rostro de diosa que había podido contemplar tan de cerca, junto a los grandes ventanales del Hotel Alfonso XIII. Tras ella desfilaba un séquito  de hombres y mujeres de inquietantes semblantes y aspecto conocido. La sombra militar de Millán Astray, fácilmente distinguible entre la turbamulta de curiosos y pasajeros, certificaba mis presagios. Quien quiera que fuera aquella extraña princesa a la que ahora el general despedía al pie del andén, viajaba a Madrid en el mismo tren que yo, junto a una guardia pretoriana de indios enigmáticos y torvos saltimbanquis.
Mis nervios estaban rotos, lo mismo que  mi memoria, así que renuncié a hacerme más preguntas y me arrojé tan pronto como pude otra vez en los brazos de Morfeo. Como en un carrusel regresaron en sueños las imágenes inciertas de aquellas dos jornadas. En algún momento sentí o creí sentir una mano suave en mi hombro y una voz que venía de un lugar muy lejano, más allá del amor, más allá del deseo, más allá de la laguna de Guatavita y que dulcemente me decía al oído: “Balboa…”
Me desperté sobresaltado, ante a mí, el revisor cuyo rostro me resultaba vagamente familiar, me devolvía mi billete troquelado al tiempo que me tendía un sobre:
-Tome. Me lo ha dado ella para usted.
Pero yo ya no tuve fuerzas para abrirlo.
Llegamos de noche a la Estación del Mediodía, a lo lejos, en los primeros vagones se había desatado un pequeño tumulto y parecían relampaguear lámparas de magnesio. Un mozo de cuerda me informó de que varios reporteros de distintos medios internacionales, esperaban a la bellísima actriz colombiana Margarita Salvados, embajadora de su patria en la Exposición de Sevilla, adonde se había desplazado con toda su compañía teatral y que en seguida regresaría a América para protagonizar una película en los Estados Unidos y contraer matrimonio con el célebre torero mejicano Mario Balboa, el Conquistador.
Al día siguiente, como todos los lunes por la tarde, me presenté en la tertulia, sobre el blanco velador de mármol mis colegas habían dispuesto un retrato solemne de Rubén Darío, con todos los entorchados de su rango diplomático, junto a un jarrón de flores. Con todo, lo que más llamaba la atención era el enorme cartel que colgaba entre las dos columnas de pórfido rojo del café que repetían nuevamente los versos de la “Salutación del optimista”: ínclitas, razas, ubérrimas, pero no había terminado de leerlo cuando, en medio de sonoras carcajadas, alguien tiró de un cordel y en letras floridas y tropicales pude leer sobre una sábana: “Viva Hamlet, príncipe de Cundinamarca”.
No esperaba menos, aquellos eran tiempos heroicos, y hasta los tristes y famélicos poetas sabían en qué fiestas merecía la pena gastarse los dineros. Sonreí, bajo mi chaleco, aún con restos de perfume y de carmín, llevaba el retrato de Aquiminza.

Aquiminza, la princesa muisca a la que hice mía en un crepuscular hotel de la Gran Vía dos semanas antes del crac del 29.

-FIN-

El cartel de la exposición sobre la Expo del 29 (Fuente: ABC)

Monumento a Rubén Darío en el Parque de María Luisa (fuente http://www.unaventanadesdemadrid.com/)


Salvador Bacarisse - Romanza del concertino para guitarra y orquesta.

martes, 1 de marzo de 2016

Académica


Medida por medida

[Declaración universal sobre la integridad de la Coca-Cola]



Los sumilleres y los adictos sabemos que no existe una fórmula secreta. A diferencia de otros hidrocarburos como el petróleo, con el que está ligeramente emparentada, la producción de Coca-Cola está vinculada al único yacimiento encontrado hasta la fecha en Atlanta, en 1886. Todas las prospecciones posteriores han resultado fallidas. Pese a los denodados esfuerzos de Pepsi, cuyos sondeos en geografías tan inciertas como Alaska o la Antárdida repercutieron en aquel engendro transparente denominado Pepsi-Crystal, la hacendosa competidora de la matriz georgiana ha tenido que seguir conformándose con la adulterada sobreexplotación del afloramiento secundario de Carolina del Norte; apenas un venero ramificado a través de la complicada y laberíntica galería de acuíferos que conecta ambos estados, y que perjudica estrepitosamente el sabor original como consecuencia de la sedimentación de azúcares de aluvión.

Fue durante la Gran Depresión, y para evitar la especulación que hubiera podido derivarse de un acopio descontrolado de reservas, lo que hubiera podido hacer tambalearse al monopolio, cuando se circuló la idea de que la producción de la bebida, cuyo sabor y efectos ninguna compañía lograba reproducir, tenía una base alquímica. Numerosos imitadores despistados por esta verdad universal, han intentado remedar infructuosamente desde entonces una receta imposible.

Aquellos fueron los mejores años para The Coca-Cola Company, cuyos cuarteles centrales, firmemente asentados sobre el gran oleoducto que bombeaba incesantemente la chispa de la vida, hacían inexpugnable el yacimiento a la comunidad científica y mitigaban, con una gran inversión publicitaria en desinformación, todo conocimiento sobre los efectos secundarios del preciado néctar, cuya magnitud aún se ignora.

En la década de los setenta aparecieron los primeros signos de agotamiento de la explotación, profundos estudios estimaron que la vida útil del yacimiento, que antes se consideraba prácticamente ilimitada, apenas se prolongaría tres décadas más. Extraños movimientos tectónicos habían reducido a extremos alarmantes la bolsa de crudo.

Ante lo desesperado de la situación se ideó una estrategia que aún padecemos y a la que adictos y sumilleres hemos asistido inermes.

A principio de los ochenta apareció la aciaga Coca-Cola Light a la que luego sucedieron la Coca-Cola sin cafeína y, posteriormente, la inexplicable Coca-Cola Zero, además de toda una legión de derivados formados por la combinación y permutación de estos productos rebajados.

Mediante un proceso de destilación y refinado, que no tuvo nunca en cuenta el paladar del público, los ingenieros de The Coca-Cola Company lograron multiplicar por cinco el rendimiento de las extracciones y ampliar la vida útil estimada en, al menos, cinco décadas más. Es cierto que para ello hubieron de promover nuevos estilos de vida, denominados “saludables”, pero no era un reto nuevo para quienes habían conseguido fagocitar los sueños infantiles del pueblo americano mediante el colorado emblema de Papa Noel.

Este plan, ejecutado en los últimos treinta años, alcanza ahora su fase final, cuando, prácticamente inencontrable la Coca-Cola íntegra, se han camuflado los envases sometidos a una ceremonia de la confusión en sus embalajes que impide, en cualquier circunstancia, asegurar una provisión legítima.

Es por esto que adictos y sumilleres hemos decidido hacer pública, no la fórmula -sí la combinación- que permita restituir en todo caso la Coca-Cola primigenia con la plenitud de sus cualidades organolépticas, en el convencimiento de que no podemos ceder a las pretensiones uniformadoras de quienes se ha enriquecido mediante la sobreexplotación de un bien natural escaso.

Así, en caso de necesidad, y como nunca habrán de faltar derivados en el entorno doméstico, se deberá disponer de las siguientes cantidades: un tercio de Coca-Cola Light, un tercio de Coca-Cola Zero, un tercio de Coca-Cola sin cafeína que, convenientemente agregadas, agitadas y removidas, retornarán una medida de Coca-Cola íntegra en todo su esplendor.

En el caso de disponer de derivados de segundo orden, como la Coca-Cola Zero sin cafeína o la Coca-Cola Light sin cafeína o cualquier otro brebaje, conocido o por conocer, la combinación debe afectarse por el coeficiente oportuno, siempre múltiplo o cociente de dos, en función de la suma de medidas disponibles.

Sabemos a lo que nos exponemos al revelar tan graves secretos, pero de no hacerlo habríamos renunciado a los más altos principios de autenticidad y alegría natural que por más de un siglo ha representado esta bebida universal, hoy por desgracia, en peligro de extinción.


PARA MÁS INFORMACIÓN: EL LECTOR DE AMANAQUES.
 
/* Use this with templates/template-twocol.html */