lunes, 3 de mayo de 2010

Del ejercicio de la Poesía

No sé muy bien si lo que sigue es un poema didáctico (no lo creo), una diatriba con sordina (tampoco) o una simple ocurrencia demasiado obvia (puede), porque no se ajusta a los parámetros usuales de mis borradores, pero como esto es un blog y se lo habrá de llevar la corriente electrónica, aquí lo copio y luego a lo mejor lo borro o a lo mejor no, ¡y qué más da!


DEL EJERCICIO DE LA POESÍA

No ofrece recompensas ni bienes materiales,
no consiente laureles,
menos aún, riqueza.
................................No da nada.
Ni siquiera, como han creído algunos,
un trato preferente con las musas,
-vagas supersticiosas-,
o un ilimitado acceso
al círculo vicioso del poder,
quiero decir: a sus teatros callejeros.

Si acaso puede conceder,
y eso sólo en contadas –contadísimas- ocasiones,
un temblor diminuto, apenas un chispazo.
Eso que llaman “emoción” los simples
y el engreído, “inteligencia”,

que tanto más se parece a una frágil angustia
que el paso de los años hace crónica.

Existen drogas más benignas
para alcanzar la cima del fracaso,
porque ella no da nada, pero lo pide todo.



11 comentarios:

Al norte de los nortes dijo...

Genial, muy simpático, el final estupendo. Un saludo

E. G-Máiquez dijo...

Ya lo puedes borrar, si quieres, porque a mí no se me olvidará nunca este verso: "Existen drogas más benignas", ni ese "temblor diminuto", aunque mi temblor no haya sido tan diminuto

Muchísimas gracias.

Ángel Ruiz dijo...

A mí también me gusta; de hecho me gusta mucho: ¡enhorabuena!

José María JURADO dijo...

Pues en honor a mis ilustres visitantes aquí se quedará.

Gracias de corazón.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Yo corto y pego, por si acaso. Y, por poner una pega, no sólo los simples llaman "emoción" a eso que a veces concede un poema. O a lo mejor es que yo soy un simple, lo cual tampoco está mal.
Un abrazo.

José María JURADO dijo...

Querido Romano, en esto estábamos ayer en los toros...

El que señalas es una de las infinitas dudas que plantea siempre un problema.

El original decía "cursis" y opté por una solución menos agresiva, pero que también parece dura, yo pienso en los "simples de espíritu", evangélicos.

Gracias.

Las hojas del roble dijo...

No lo borres, José, qu me encanta.

José Miguel Ridao dijo...

Te iba a decir que no lo borraras, pero veo que se me han adelantado. Me ha gustado mucho. Yo creo que además de lo que dices la poesía (el triunfo poético) también alimenta el ego; al menos de la mayoría de los poetas, y muchos viven de eso, aunque no lo reconocerían en la vida.

José María JURADO dijo...

Gracias a todos, amigos.

José María JURADO dijo...

Gracias a todos, amigos.

José María JURADO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
 
/* Use this with templates/template-twocol.html */