lunes, 4 de noviembre de 2013

Spaghetti Western

Ahora que la vida tiene un precio
aparcar la moral 
                     -no los principios-, 
ser un hombre sin nombre: 
el Manco, el Rubio, el Bueno. 

Con el poncho y el Colt
cabalgar día y noche
por el blanco desierto
de las almas oscuras
mientras silban las balas
y aúllan los coyotes. 

Buscar a tres o cuatro que te buscan
y a quienes han puesto precio a tu cabeza. 

Ser el más rápido
al Oeste del odio:
vaciar el cargador,
dejar las cosas claras
de una sola vez y para siempre. 

Y luego cabalgar al horizonte
entre los títulos de crédito.

Ser un hombre sin nombre, 
pero ser un hombre.





BSO: Ennio Morricone.

7 comentarios:

Alonso CM dijo...

Forastero, la muerte puede tener un precio, pero no este poema.

Saludos

José María JURADO dijo...

Baannnng!

José María JURADO dijo...

...gracias. Baaang!

Fernando Moral dijo...

Hum... Jurado con un guardapolvos hasta las espuelas y un sombrero cuya ala apenas deja adivinar el objetivo de su mirada... La mano sobre la culata del boli (o el teclado)... A través del folio (o monitor)rueda un arbusto seco de parte a parte...

¡Buen disparo, sí señor!

Lutgardo García Díaz dijo...

Magnífico como todo lo que publicas

Lutgardo García Díaz dijo...

Magnífico , como todo lo que publicas

José María JURADO dijo...

Gracias Fernando.
Gracias Lutgardo y bienvenido.

Baannng!

 
/* Use this with templates/template-twocol.html */