lunes, 13 de diciembre de 2010

De tabaco y oro

por Pablo Pámpano


Me cuentan, porque nunca ha fumado uno, que el Gobieno sigue empeñado en prohibirlo todo. Yo pienso que hay que fumarse un puro con las prohibiciones, como Morante de tabaco y oro.

Un regalo navideño que no debería faltar en ninguna Tabaquería que se precie.

Lo pueden comprar aquí. En el taller del maestro Pablo Pámpano

2 comentarios:

Ide dijo...

Aunque no hubiese prohibición -que la habrá, incluso si gana el PP-, el daño ya es irreversible: el estigma social del fumador y el lavado de cerebro colectivo contra una de las drogas más maravillosas que ha inventado la humanidad. Algo que era parte de nuestra cultura, símbolo de amistad y de seducción, uno de los grandes placeres que durante siglos han hecho compañía a millones de solitarios, lo han convertido en algo humillante, sórdido, asocial, depravado.

Lo han estropeado todo, una vez más.

Yo he dejado de fumar por elegancia, querido José María.

Ramón Simón dijo...

Un buen regalo, si señor.


Abrazo para ti y pr Pablo.

 
/* Use this with templates/template-twocol.html */