jueves, 29 de marzo de 2012

In memoriam M. G.-P.

Mañana es Viernes de Dolores y yo me acuerdo mucho de mi tío Miguel que me enseñó a callejear por Sevilla en estos días gloriosos. En el último boletín de nuestra Hermandad de la Soledad de San Lorenzo ha aparecido este recuerdo.


[se amplía haciendo click en la imagen]

5 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Yo quiero unirme a ese homenaje, porque su trato conmigo fue exquisito, amable, generoso. Y me acuerdo mucho de él. Que la tierra le sea leve, que Dios lo tenga en su gloria.

José María JURADO dijo...

Gracias, Jesús. Él era así.

Alejandro dijo...

Espero que me perdones, José María, por pasar casi por encima del texto de Heine en busca de esta entrada. Tus palabras, tus recuerdos... y esa foto. Ya vamos alcanzando esa edad en la que tomamos consciencia de lo que trasmitimos cuando tomamos a un pequeño de la mano. Sembramos, mucho, no lo dudes. Textos como el tuyo son la mejor demostración. Un fuerte abrazo.

José María JURADO dijo...

Gracias, Alejandro.

L.C. dijo...

Esa foto y ese modo de entender el rito dice mucho. Generación tras generación se traslada la emoción, como parte de una fe, a veces robusta y a veces anhelada. Tener esa esperanza y esos sentimientos no es poco.

El texto es una homenaje a su altura. Y la composición del Boletín de la Hermandad muy buena.

 
/* Use this with templates/template-twocol.html */