jueves, 4 de mayo de 2017

Abanico

Varillas de marfil
                          -de Filipinas-.
Sobre el país de seda,
motivos orientales:
guirnaldas blancas de camelias
y un largo embarcadero
junto a una hilera de sauces.

Arden en el recuerdo 
la flor de la canela y el bauprés
del galeón lejano de Manila,
y la caña de azúcar y el café
y la hoja dormida del tabaco
por el guadalquivir de las guajiras.

En las tardes de toros y saetas,
¿qué grandes ojos negros ocultaron
las lentas filigranas del nácar y la espuma?   
¿Y qué deseo secreto
moría en el oriente de su ocaso
transparente de bruma?

Abro otra vez el abanico,
el frágil esqueleto de sus flores,
y es como descorrer la vela
de un palacio en ruinas
donde yacen las sombras de otro siglo,
vueltas polvo de oro las violetas del tiempo.

La Sombra.
                 La Sombra vendo.


Abanico de marfil y seda de mi abuela Enriqueta Huelva Bauzano (Sevilla, 1911-1976)

"La sombra vendo", Marifé de Triana

2 comentarios:

Lutgardo García Díaz dijo...

Es buenísimo, amigo mío, buenísimo

José María JURADO dijo...

Gracias mil,Lutgardo.

 
/* Use this with templates/template-twocol.html */