miércoles, 17 de marzo de 2010

Cuaresma (día 28)

Las flores. La rama del almendro, la primera, nube rosa en los huertos, primavera de Oriente. El jaramago, luego, subido a la espadaña, amarillo de escombros y cunetas, primavera de Roma. Pero también la adelfa, venenosa y estéril. Cortadas de la tierra y engastadas en jarrillos de plata o en bandeja de oro, en urdimbre de mimbres y caobas, transportan los pulsos de la vida y la sangre salvaje de la naturaleza. Pétalos, pedúnculos, zarcillos: suyo es el trato con el sol y con la lluvia, suya la intimidad de la lápida y la hora del júbilo, el color y el aroma. De entre todas prefieres a la flor del naranjo, la predilecta hija del eterno retorno que nuevamente pinta estrellas en los árboles y un perfume muy leve en la memoria.

Los heraldos de marzo.

2 comentarios:

L.C. dijo...

Cierto es que la belleza de las flores y su olor (ese azahar presente sin nombrarlo...) son la primera presencia. Y por sútil, la más verdadera. Qué mezcla la de los olores del naranjo, la cera y el incienso.

Y habría también que recordar, desde el dolor, el cardo que adorna La Humildad y los látigos de esparto y jara que azotan la espalda dolorida...

Qué forma de evocar y hacernos más cercana la rampa del Salvador, más dulce la espera.

Ramón Simón dijo...

Y el azahar escribe el poeta RSG " a un tallo de la luz/
del árbol de mi infancia".

Hermoso, como siempre, José María.

Un abrazo

 
/* Use this with templates/template-twocol.html */