sábado, 9 de abril de 2011

Cuaresma [revisited]

El gran matraz de la luna se ha llenado de leche. El corderito tiembla en el huerto de las hijas de Jacob. A la ciudad inhóspita regresan los herederos de la Tierra Prometida. Hacen sonar trompetas y tambores. Otra vez se desploma sobre el río la gran muralla de Jericó. Con espadas de fuego y yelmos afilados avanzan las remotas legiones de Dios por las callejas enhebradas de incienso y de azahar. A su paso se desmoronan los muros de los templos  y se elevan los altares  ardiendo a la intemperie. El cielo es un inmenso pozo en donde cabe el mar, su vacío es azul. Y más allá de esta tierra la esperanza no existe. No vestirás este año la mortaja de lino, no serás uncido con el aceite de la soledad. Lloras. Los soldados avanzan. Las trompetas no dejan de sonar.

Y por tus brazos crece la aulaga de la lepra.



Sirva de epílogo más de un año después. Todo está a punto de cumplirse, mañana es el pregón, luego empezará todo a acabarse.

Dos enlaces imprescindibles para estos días del gozo y este tiempo de la luz:


-Las miradas del Amor al alimón de Ramón Simón y Julio Ariza.

-Las greguerías de Cuaresma de Lorenzo Clemente.


Ya está la primera en la Campana.

2 comentarios:

Ramón Simón dijo...

Hermoso, José María.

Y muchas gracias,

un abrazo, poeta.

Eterso dijo...

Magnífico, y grata evocación de toda la cuaresma del año pasado.

Gracias por incluir a este aprendiz en este espacio de lujo.

 
/* Use this with templates/template-twocol.html */