domingo, 4 de febrero de 2024

viernes, 12 de enero de 2024

Blue Monday


Bruscamente la tarde fue soviética,
fría y gris la miraba desde el coche,
en la radio sonaba la Patética,
viajábamos al fondo de la noche.
Un cielo color fango, una herética
luminiscencia ámbar sin derroche,
la lluvia como orina de diabética
y farolas de hielo como broche.
Se estremecía el cuerpo, tumefacto,
transfundida la sangre por la savia
como yonki de incienso torrefacto.
La estrella del portal estaba en Babia
rodeada de adornos putrefactos,
lo que va de Belén a Escandinavia.



viernes, 8 de diciembre de 2023

Tierra firme

He hojeado -quién me mandaría- el libro del presidente y no me repongo de mi ataque de vergüenza ajena.

El libro cumple el propósito para el que se ha creado: dotar de argumentario y consignas a quienes, honestamente o no, precisan defender la gestión de PSNCHZ, ya sea por fidelidad religiosa o por convencimiento sincero, ya sea por ignorancia o por interés.
Ni siquiera incurriré (artefacto literario mientras incurro) en la comparación con el "Libro Rojo de Mao" o con las publicaciones propiciadas por los veinticinco años de paz (de victoria querían decir) franquistas, aunque comparta con ambas la purpurina de la propaganda.
No es ya el anhelo mágico de consignar en papel una verdad histórica y ser, como Nerón, hagiógrafo de sí mismo (ni siquiera firma Irene Lozano en los créditos, ¡faltaría más!).
No. Es la seguridad, la convicción, el aplomo con el que afirma todo lo que dice de sí y de su gestión. Este hombre no duda. Es decir, no piensa.
La determinación con la que dice las cosas es propia de los líderes de nuestro tiempo: no se sigue a quien predica la razón, sino la acción, en tanto en cuanto libera al rebaño del ejercicio de ponderar o meditar.
Así, y como supuso Platón, en ninguna de nuestras instituciones hay sabios, sino sátrapas y ególatras, embaucadores de la buena fe.
La suerte los bendice por un tiempo, sobre todo porque son sordos a la crítica y la fortuna es ciega, pero irremediablemente el destino, por una cuestión de probabilidad, se habrá de poner en contra.
Quienes lo hayan acompañado hasta ese búnker, cuyo camino es una escombrera plagada de cadáveres políticos en la cuneta, solicitarán explicaciones (tampoco muchas, no nos hagamos ilusiones, solo un lacónico "qué va a ser ahora de lo mío") y ahí, ya lo ha hecho cada vez que se ha visto próximo a la derrota, se victimizará como narciso tronchado a lo robespierre.
El mal de este tiempo es la dejación de funciones. De funciones morales e intelectuales. Nos gobiernan estos personajes por la misma razón que los administradores de fincas llevan nuestros hogares o el sindicato de estudiantes lo lideran señores de más de cincuenta años.
No hay nadie.
Ni ganas de hacer nada, todo lo más poner una queja en twitter.
Y no es ya solo que el presidente de la comunidad se mire en un espejo tocando la lira mientras nos desahucian, es que él mismo es el espejo que refleja lo que somos.
Y por esto el prurito de la vergüenza ajena que es, en rigor. (y qué vergüenza da reconocerlo) no más que vergüenza propia.





domingo, 12 de noviembre de 2023

Escuchad a las urnas

Hay que escuchar a las urnas.


Sí, pero a cuáles, ¿a la urna griega y democrática que escuchara Keats o a las cajas de cartón del procés?

Las urnas del 23 de julio son ya solo urnas cinerarias.

Se han vuelto cenizas porque en ellas se han dejado arder los ideales históricos de un partido.

Mudas, se les puede hacer decir casi cualquier cosa.

En democracia es esencial el respeto a los resultados, que son reflejo del programa electoral que los sustenta.

¿Pero dónde el programa?

Lo grave aquí no es, me parece, la aritmética, que es legítima, sino la subversión de los valores que se dice representar.

Unas declaraciones de Psnchz el día anterior de las elecciones aclaraban su posición sobre la amnistía.

¿No es delito mentir?

Lo es ante los jueces y aquí el juez somos los ciudadanos.

Si Aznar nos mintió el 11 de marzo Psnchz también nos mintió hace menos de tres meses.

Cambiar de opinión en estos casos es lo mismo que robar, que no es más cambiar el título de una hacienda.

Y no es verdad que sea esta la única alternativa de PSNCHZ para conformar una mayoría, su línea roja divide España exactamente en dos.

Precisamente los partidos sistémicos existen por esto, para evitar los abusos a los que se expone el menos imperfecto de los sistemas políticos que se conocen.

Solo la unidad de los partidos pudo hacer frente al terrorismo o reconstruir la convivencia tras cuarenta años de victoria.

España no se puede permitir romper la solidaridad nacional por un puñado de lentejas, por siete lentejas.

Hay que escuchar a las urnas. Si acercamos el oído escucharemos cómo aún las cenizas de la tribu arden con los rescoldos de tantas guerras civiles, de tanto dolor provocado por el enfrentamiento entre hermanos.

Esto ha llegado muy lejos y la convivencia se ha hecho imposible, ¿quién no está enfrentado con alguien incluso de su "bando"?

Los poderes políticos, lejos de ser ejemplares, están echando gasolina al fuego.

Los acuerdos de amnistía no perdonan ni redimen a nadie, son una condena que habremos de arrastrar.

La Memoria histórica obliga a escucharlas y hablan muy claro y muy fuerte: exigen la paz y la palabra, la libertad sin ira y la igualdad.



martes, 31 de octubre de 2023

El valle de Josafat

El otro día estuve en una sala de fiestas en mi barrio, la ilustre Sala Newman.

Hacía tiempo que no acudía a escuchar a mi grupo favorito @lospagafantas y, aunque en honor a la verdad, pagué pocas fantas, porque ya no tiene uno edad para esos trotes si alguna vez la tuve, sí que me dio por contemplar a la juventud, es un decir, porque yo debía ser a mis cuarenta y todos uno de los que bajaba la media.

En fin que hice uso de mis superpoderes y os contemplé con los rayos líricos que me permiten miraros directamente al alma o al corazón.

Esto no sucede siempre, pero ayudaba la música y la disposición melancólica.

Lo que vi se parece mucho a lo que viera en el Antiguo Testamento el profeta Ezequiel:

"La mano de Yahvé vino sobre mí y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Y me hizo pasar cerca de ellos por todo en derredor; y he aquí que eran muchísimos sobre la faz del campo, y por cierto secos en gran manera".

Dicho sea esto sin ofender, porque no cabe duda de que allí estábamos para mover el esqueleto y las prótesis.

El que agita el fémur y la tibia es @jesus.beades a la guitarra eléctrica, a su derecha, con el cráneo dorado como su saxofón @joaquin_morenop .

No me asustó la visión, porque era más divertida que inquietante. Me hubiera gustado disponer de unos reales de vellón para encargar la representación a Valdés Leal, pero desapareció de Newman in ictu oculi.

De modo que se lo he pedido a la AI, que ¡ay! nos ha retratado así.

Como sé que hoy, víspera de todos los santos, es costumbre festejar las osamentas y quijadas, os dejo por aquí estos cráneos privilegiados y roqueros.

En un roquero, precisamente, se veía en los vídeos del hombre y la tierra a los quebrantahuesos abrevar en el tuétano de las calaveras.

¡Cuán gritan esos malditos!





jueves, 5 de octubre de 2023

Bécquer 1862 [Presentación]

En este enlace:

AUDIO BÉCQUER 1862 PRESENTACIÓN

la presentación en el Real Círculo de Labradores de "Bécquer 1862" con las intervenciones de Ignacio Trujillo, Manuel Rosal, Juan Lamillar, y el canto de Soraya Mencid acompañada al piano por Francisco Soriano.

¡¡¡Gracias!!!



miércoles, 8 de febrero de 2023

Metamorfosis

De niño la muerte me parecía menos remota y temible que la transformación en adulto. 

Pero, ¿me he transformado ya?

Quizá era la severa admonición de mi padre,  "lo mismo carneguea que borreguea", o al cabo es que había niños que morían, muy pocos, pero sucedía, siquiera en los libros y películas.

Pero transformarse en adulto, ¡eso sí que era terrible y todavía lo es!

Parecía mucho más fácil soportar los tormentos de los mártires, que a mí ya me llegaron mitigados por el aggiornamiento, que cargar como un atlante con todas las preocupaciones de los mayores (¿cómo se pide una hipoteca?¿cómo se contrata un seguro?).

Y heme aquí, niño e inerme todavía, adentrándome en las primeras estribaciones si no de la vejez, sí del desamparo ante la arrolladora apisonadora del tiempo.

El tiempo, ¡qué misterio!

Y, sin embargo, todos sentimos su continuidad implacable, como sentimos esa continuidad de conciencia que nos hace exclamar al vernos reflejados en los espejos de la memoria, pero ¿cómo ha sido? ... 

Si yo era un niño ayer...




viernes, 27 de enero de 2023

Dos haikus de enero

Naranja helada
bajo tu piel de oro
arde el verano.












El gorrioncillo
en la rama desnuda
plumas y frío.



sábado, 21 de enero de 2023

Sencillo

En poesía no se debería elogiar lo sencillo a costa de lo complejo. Lo sencillo es en sí mismo complejo. Y lo complejo, he aquí el quid, no es sencillo, hay que desmenuzarlo hasta que lo sea.

Una acuarela no es inferior a muchos óleos, pero la mejor acuarela no será superior a Rembrandt o Velázquez.

Otra cosa es que a ti te guste más.

Por la misma razón que un haiku o una rima breve de Bécquer no es superior a un soneto de Lope, Quevedo o Góngora.

Lo complejo es también lo humano.

En la preferencia por lo sencillo a menudo se oculta una incapacidad.

Lo sencillo también puede ser artificial.



IMAGEN 1, Acuarela, Ramón Gaya.
IMAGEN 2, Fragmento del Aguador de Velázquez.



martes, 10 de enero de 2023

Theatrum Orbis Terrarum

La tierra, como explican los geógrafos, 

reposa en cinco urbes españolas:


Barcelona, fenicia y almogávar,

proa del Mare Nostrum.

 

Méjico de marfil y de Manila,

emperatriz del Asia.

 

Gran teatro de Italia y el Oriente,

reina de Arabia, Nápoles.

 

Lisboa íbera de ébano y azúcar,

barandilla de África.

 

Sevilla de Velázquez y el Caribe,

Guadalquivir de América.

Y luego está Madrid, corral de vacas,

la capital del mundo.

Imagen: Gloria de la Monarquía Hispánica por Lucas Jordán, El Escorial.

domingo, 8 de enero de 2023

Palabras con alas

 

Mis poemas, a veces,

se prosan en las ramas,

pían, pero no vuelan,

gorjean, pero sin abrir las alas.

 

Hay versos que parecen cacatúas

y a otros, como a los rabilargos,

les sobran muchas sílabas.

 

Hay versos colibríes,

petirrojos, urracas y abubillas,

y otros, que nunca vuelven,

como las golondrinas.

 

Nunca los ruiseñores

de Keats y el romancero

o el gorrión de Claudio

hacen temblar mi rama,

ni aunque les ponga migas.

 

El poema de mil alas no vuela,

y ojo con no partir la rama

pues el pavo real y la gallina

también tienen costumbre de subirse.


A lo lejos planean los albatros,

el águila real y el buitre

siempre en círculo en torno del Loewe.


(Para tanta rapaz nunca hubo jaula).


Mis palabras aladas

no quieren despegar.


¡Qué buen oficio el de taxidermista!

Ahí siguen prosados mis poemas.




jueves, 5 de enero de 2023

Pequeño cuento triste de Reyes


 -¡Son los padres, los reyes son los padres!

Escuchábamos gritar a las bandadas de niños que pasaban de vuelta de la cabalgata cuando la luz de la tarde decaía.

Y luego quedábamos en silencio, mientras la algarada de voces se apagaba en los los largos y umbríos corredores del orfanato.


Imagen: Josef Sudek

sábado, 24 de diciembre de 2022

Nacimiento

"Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz."

Lucas (1,67-79), profecía de Zacarías


Y por esto celebramos la Nochebuena cuando crece la luz y disipa las tinieblas, y no porque un celta remoto se embriagara bajo "la rama dorada" del muérdago o porque un romano megalómano viera en el sol invicto el reflejo del poder en su coraza.

El cristianismo dio un nuevo sentido -pleno de divinidad- a los ciclos de la naturaleza que por primera vez se contemplaron al nivel del hombre, sin miedos cervales, sin dioses de ojos velados por el mármol.

El trigo, que no nace sino muere, era dorado por el sol que rompe las tinieblas de diciembre y así, una tras otra, cíclicamente, aparecieron ante el hombre nuevo, sacerdote, profeta y rey, todas las estrofas del gran poema de la Creación.


Rembrandt - NACIMIENTO 

viernes, 9 de diciembre de 2022

AI

 

Me alegro de que la Inteligencia Artificial sirva para señalar la diferencia entre narrar y relatar, entre crear y componer.
Con un cierto aprendizaje, con algo de imaginación (que la máquina suple con la memoria y la búsqueda) muchos pueden "relatar".
Y la invención de tramas, lo vemos en los best-sellers, series y folletines, no tiene misterio.
Pero NARRAR, narrar es otra cosa.
Como la distancia que existe entre la poesía y el verso.
La AI va a evidenciar que donde muchos decían escribir, había que escribir redactar.
Que donde otros decían componer poemas, lo que había era frases cortadas y reglas métricas o ausencia total de estas.
¿Y cómo se distingue un texto AI de uno humano?
Sigue siendo válido el test de Turing, cuando no podamos distinguir entre un humano y un robot.
¿Pero si ya no se distinguen?
Sí se distinguen y siempre se distinguirán como decía Aristóteles que se distinguía a la persona culta de la inculta: como se distingue a un vivo de un muerto.
Que a muchos ya les parezca indistinguible es síntoma de cómo la educación y las pantallas han extirpado el pensamiento crítico y la razón.
Y por esto son imprescindibles la filosofía, el griego y el latín, la literatura, el arte y la Teología, porque todo lo demás lo pondrá la máquina, pero el espíritu no.
¡Y el espíritu hay que conquistarlo, no viene por añadidura con la SIM!
PS: Estoy seguro de que en menos de tres años un robot podrá hacer todas mis tareas de la oficina y todos los cálculos por mí, pero, ay, no me podrá escribir las tribunas del ABC de Sevilla.
(NOTA BENE: La acotación abecedaria es para solaz de los haters de rictus mefistofélico y vuelo alicorto de provinciana sofisticación).

IMAGEN: Madrid 9-12-2022.

Consumación de la tristeza


El autobús que me llevaba a la Escuela de Telecomunicaciones pasaba muy cerca de Velintonia, pero yo nunca me bajé. Ni en la época en que yo más deslumbrado anduve por los grandes poemas de Aleixandre.
Un azar médico me ha traído hoy hasta su misma puerta, junto a la Clínica Santa Elena.
Día lluvioso y melancólico, hay una tristeza lírica en esta calle.
Donde tanta poesía hubo, persiste sobre la dorada alfombra amarilla de las hojas caídas la sombra del corazón.
La vida aquí, sombra del paraíso, acontece todavía a otra velocidad.
Hay cosas que no se entienden, si en 1855 Mesonero Romanos logró salvar la Casa de Calderón en la calle Mayor, si salvaguardada fue la Casa de Lope ("No hay dinero para Lope", escribió Miguel García-Posada en Abc), ¿cómo no se rescata esta casa aún a la venta que lo fue de un Premio Nobel que lo era a su poesía, a la del 27, a la reconciliación nacional y a la transición?
Cuánta tristeza, España.









viernes, 2 de diciembre de 2022

¿Qué es poesía?

La poesía no es, la poesía existe.

Donde acaba la palabra empieza la música, donde la música acaba, empieza la poesía.

La música  sucede, la poesía acontece.

La poesía no habita la palabra, la trasciende.

Es palabra "en el tiempo", pero fuera (y dentro) del tiempo.

Eres tú, pero es también los otros y ninguno.

Poema y verso son forma, pero la poesía esta detrás (y antes) de la forma.

Toda razón es "razón poética".

"Verdad es belleza" y poesía la operación o signo que las iguala.

La inteligencia es el espíritu de la poesía, la emoción, su carne. 

La poesía es la lluvia de una nube que no vemos.

El poema, la sombra de esa nube.

La llama de un incendio que arde dónde.

Entre el sonido y el sentido se cierne un abismo.

Leer poesía es arrojarse a ese abismo que se cierne.

La poesía no existe, la poesía es.



martes, 25 de octubre de 2022

Memorabilia


Poesía es solo la que se recuerda y cita de memoria, aunque sea mal.

La que nos impulsa a buscar el libro o el poema y volver, una y otra vez, a hacerlo nuestro.
Lo que no se recuerda no es poesía, es literatura y no siempre, por no decir casi nunca, buena.
La prueba para saber si un libro de poemas era un libro de poesía es ver qué recordamos de él al día siguiente.
Haced la prueba con los últimos libros que hayáis leído.
Con recordar un verso el libro se salva.
Veréis que no es fácil.
Porque la poesía no lo es.
Puede (debe) ser sencilla, pero la sencillez está reñida con la facilidad.



IMAGEN: EL JARDÍN DE LAS MUSAS, Lionel Royer.



jueves, 20 de octubre de 2022

O tempora o mores


Cafetería, mesa de al lado, tres varones, jóvenes trabajadores. Me digo, hay que escuchar la voz de la calle y de la juventud, pego la oreja y aprieto el REC:

-Varón_xy1: "He aumentado 12Kg de musculatura en el gimnasio."
-Varón_xy2: "Voy a participar en un yogatrón. Un marathón de yoga."
-Varón_xy3: "Me sientan mal los cereales. Me voy a hacer pruebas de intolerancia a la lactosa."

Basta. No sigo. Le doy al STOP.

Me pregunto entonces cómo podría haber discurrido hace no más de treinta años la misma tertulia vespertina y rebobino, FFWD:

-Hombre 1: "Mañana es la "igualá" para el Paso de San Gonzalo."
-Hombre 2: "¿Habéis visto lo que va a mandar Miura para el domingo de feria?"
-Hombre 3: "Al final me reengancho de sargento en Capitanía."

No sé, a ciencia cierta, qué mundo es mejor, pero sí cuál no es el mío y cuál el de PSNCHZ.

NOTA: La frase "O tempora o mores" atribuida a Cicerón ("oh tiempos o costumbres") es en sí misma una errata habiendo de leerse como una disyuntiva de menú: "O tempura o moras", que es lo que servían en la metrosexual terraza de la primera escena a los nuevos modelos de masculinidad.




domingo, 16 de octubre de 2022

Literalia

 I

Todos los escritores son más o menos ciegos a sus contemporáneos... La vanidad funciona como unas gafas de sol y es, hasta cierto punto, comprensible que esto suceda.
Quien más quien menos conserva agravios de sus colegas de scriptorium y es seguro, segurísimo, que a su vez hemos inflingido agravios... o los inflingiremos.
Todos sabemos que el ecosistema de la literatura no envidia en nada al de las aves carroñeras.
Lo que no se puede hacer es, me parece, presumir de ello (de ego) o considerarlo inevitable .Reparar injusticias no está a la mano solo del pobre Don Quijote.
No digo que haya que salir a enfrentarse a los molinos de viento de editoriales y popes.
Es una cuestión de actitud y nadie ignora que los escritores verdaderamente grandes, los poetas más preclaros son siempre los que han visto más y mejor a su alrededor porque no sentían que nada hiciera peligrar su obra que era obra de espíritu.
No hay tiempo para nada, vale, lo que viene a significar que no hay tiempo para nadie que no sea uno.
Y en ese círculo narcisista estamos todos inscritos, ¿todos? ¡No! Ese es el error, las gafas de sol que no nos dejan ver la luz.
De la vanidad también se sale.

II

Todas esas asociaciones regionales de críticos o escritores que nacieron para reparar las injusticias de la asociación nacional acabaron sucumbiendo a la prevaricación que denunciaban y adoptando, además, las peores prácticas corporativistas y provincianas, quiero decir autonómicas.
Se ve que impugnaron la condición humana y que a ellos a su vez nada de lo humano les era ajeno.
 
/* Use this with templates/template-twocol.html */